LAS MUJERES SOMOS MULTIFACETICAS


Create Fake Magazine Covers with your own picture at MagMyPic.com

Anuncios


Create Fake Magazine Covers with your own picture at MagMyPic.com

Este es un ejemplo de mujeres que dia a  dia se esfuerzan por mejorar y salir adelante. Que tienen metas y sueños por cumplir y a su corta edad luchan sin cansancio sin sus ideales


Create Fake Magazine Covers with your own picture at MagMyPic.com

Es una actriz, cantante, bailarina, empresaria y diseñadora de moda puertorriqueña. Con sus primeros 7 discos ha alcanzado los 55 millones de copias vendidas. En el mundo del entretenimiento suelen referirse a ella también como J.Lo.

Es la persona más rica en Hollywood de ascendencia latinoamericana según la revista Forbes, y la artista hispana con mayor influencia en los Estados Unidos según la lista de los “100 Hispanos más influyentes” (100 Most Influential Hispanics) de la revista People en español.

Después de un año y medio de audiciones, finalmente encontró trabajo en una gira que la llevó hasta Japón. Antes de irse hizo una audición para el programa In Living Color. No obtuvo el trabajo pero, a su regreso de Japón, el programa la llamó para hacerle una nueva prueba. Esta vez obtuvo el trabajo y se fue a Hollywood.

Jennifer López soñaba con obtener un papel protagonista en la televisión. Un productor de la serie South Central se interesó por ella y le dio su primer trabajo como actriz. South Central fue cancelada después de una temporada, pero Jennifer Lopez encontró trabajo en otros programas como Second Chances y Hotel Malibú.

Las mujeres que luchan son tantas… Que no alcanzarìan ni en el ciber especio para nombrarlas. Y Aunque las nombraramos aca en esta pagina muchisimas de ellas no leerìan nunca este homenaje.

Porque las mujeres que luchan estan preocupadas por lo comùn, por la comunidad, por nosotros, y por nuestra vida.

Se levantan temprano todos los dìas para repartir la leche, amazar el pan, abrir el centro comunitario, ir a limpiar, buscar trabajo o llevar a sus hijos al colegio.

Son tantas las tareas de la s mujeres que luchan qe parecen hormigas ya que abren camino y llevan un gran peso en sus espaldas… y a  veces en sus almas.

Las mujeres que luchan comparten una parte de su casa y en plena crisis abren su comedor, se ofrecen a dar talleres. Realizan visitas a las mamas embarazadas, salieron a cortar rutas, ayudan a cortar rutas,ayudan a sus hijos a leer, comparten un mate con la vecina.

Las mujeres que luchan saben de economia porque con un plan social pueden hacer milagros…

Saben de abrazos, besos y caricias. saben defenderse de los golpes que da la vida y su marido… Comparten entre ellas las lagrimas y la fuerza para salir adelante.

Las mujeres que luchan saben que tienen mucho que aprender, Empiezan an bachiller popular, La terminalidad de primaria, o algunas hasta se animan a apostar a un terciario. Muy pocas llegan a  la universidad pero muchas podrìan dar catedras en ellas.

Las mujeres que luchan quizas no reciban una flor, Ni bombones, Ni unn arreglo por el dia de la mujer pero si reciben el dibujito de sus hijos, O de los hijos ajenos en el centro comunitario…

LAS MUJERES QUE LUCHAN HACEN MUCHO PERO ESCRIBEN POCO POR ESO SERA QUE NO APARECEN EN LOS LIBROS, MANUALES, EN LOS DIARIOS Y REVISTAS.

.

El valor que tiene una mujer comienza por ella misma, no por los demás. Antes de esperar que los demás nos aprecien debemos empezar por amarnos a nosotras mismas. Sólo si sabemos valorar y amarnos a nosotras mismas podremos dar amor a los demás.

Apreciarnos a nosotras mismas y reconocer nuestra valía debiera ser lo más natural del mundo, pero las mujeres tenemos tendencia a tener pensamientos destructivos acerca de nosotras mismas, con lo cual no logramos hacemos valer…

Ser una mujer de valía, que sabe lo que vale y se tiene buen aprecio por ello no implica que se sea ni prepotente ni insoportable, mas bien al contrario. Amarnos a nosotras mismas, simplemente por quienes somos, debiera provocar en nosotras comprensión por las demás, así como la capacidad de entregar y recibir amor.

Debes empezar por ti misma, tú vales mucho como mujer, madre, esposa o hija. No te dejes abatir cuando las palabras hirientes destrozan tu corazón, no lo permitas, que nadie te diga lo que debes o no debes hacer, ya tuviste un padre y ahora eres una mujer hecha y derecha, con todas las facultades para resolver tus propios miedos.

Ser mujer ya es difícil, ¿y ser madre? ¿A qué renuncia una mujer por ser madre? Me imagino que este folio sería simplemente el comienzo de tantas y tantas cosas, las cuales deja una mujer apartadas a un lado del camino de su vida por ser madre; aquellas cenas románticas, aquellas reuniones con los amigos, aquellos largos paseos, aquellas aficiones que quedaron guardadas en un cajón junto a muchas ilusiones, un simple puzzle, un lienzo en blanco, aquel libro que nunca terminaste, o sencillamente aquel espejo en el cual hace mucho tiempo que no reflejas tu imagen en él, triste ¿no? Pues no, señores, no es triste. ¡El ser mujer y todo lo que ello conlleva es un orgullo, yo no soy madre pero va por vosotras! Por ti, mama, por ti, cuñada, por ti, Elena, por ti, Sonia, por ti, Nani, por todas aquellas que dejaron tantas ilusiones en aquel cajón, por todas aquellas que luchan cada día para sacar adelante una casa, una familia, un trabajo, por todas aquellas que pasaron noches sin dormir por cuidar de los suyos, y en especial por todas aquellas que murieron asesinadas en manos de sus compañeros y no tuvieron la oportunidad de poder volver a abrir ese cajón y retomar aquel puzzle, aquel lienzo, aquellos sueños… Va por vosotras, mujeres y madres.

Las mujeres colombianas participaron en la historia social, económica y política del país tempranamente, desde las luchas por la independencia. Sin embargo, su presencia en la escena nacional no siempre fue visible y ha estado marcada, como en casi todo el continente americano, por los procesos de industrialización y urbanización, su creciente vinculación a la estructura educativa y de trabajo, las políticas de control de la natalidad, las reformas en la legislación y el desarrollo del movimiento social de mujeres en sus diferentes vertientes.

Sólo tras una lucha de varias décadas obtuvieron el derecho a voto, siendo Colombia uno de los países de la región que más tardaron en reconocerlo. Algo más rápido -en el contexto regional- fue su acceso al poder ejecutivo: en 1954 una mujer ocupó un Ministerio. Sus luchas han estado precedidas de organización, creación de espacios propios y confrontación con el poder de una sociedad patriarcal, renuente a brindarles oportunidades para su desarrollo pleno.

Con una Iglesia Católica muy influyente, valores marcadamente tradicionales con respecto a los roles femeninos y un sistema político altamente excluyente y restrictivo, el camino de las mujeres ha sido particularmente difícil, debiendo ganar palmo a palmo mayores cuotas de participación, más allá de la situación de violencia política y social que ha imperado en el país por muchos años.

En ese contexto es significativo el desarrollo de grupos y movimientos de mujeres, los que se perfilan más claramente desde los años ochenta, fortalecidos por el proceso mundial y latinoamericano en favor de las mujeres. Con flujos y reflujos, al ritmo de la coyuntura política, hoy día cuentan con una Política Integral para las Mujeres, pionera en América Latina.

Destacan grandes contrastes: mientras poseen elevados niveles de participación en la Población Económicamente Activa y alcanzan cargos importantes en el poder ejecutivo -ministerios y viceministerios de relevancia política- como la actual Ministra de Relaciones Exteriores, es muy baja su presencia en las corporaciones públicas y representativas -Senado, Cámara de Representantes, Asambleas y Concejos Municipales- y su acción a nivel local no se traduce en una alta participación en los ámbitos directivos.

Al comenzar la década de los noventa las colombianas son ya mayoritariamente urbanas y principalmente jóvenes-adultas, en vez de jóvenes, como lo eran al iniciarse los años setenta. La aceleración de su transición demográfica guarda relación con la drástica reducción de su fecundidad producida en las últimas dos décadas, que también ha tenido lugar -aunque años más tarde- entre las mujeres rurales. Las colombianas dirigen uno de cada cinco hogares, lo que significa una cantidad total importante: casi un millón de hogares.

Anuncios

Categorías

  • No hay categorías